Espacio publicitario 900x90 pix

Economía

¿QUE LE ESPERA A LA ECONOMIA ARGENTINA  TRAS LA VUELTA DEL KIRCHNERISMO?

La segunda economía más grande de la región continuará en recesión en el 2020 y seguirá mostrando altos niveles de inflación. El mayor desafío de Alberto Fernández será negociar la deuda con el FMI.

El regreso del kirchnerismo ha aumentado la incertidumbre sobre la recuperación económica de Argentina y la posibilidad de un cese en el pago de la deuda del país con el FMI en el corto plazo. El impacto financiero de este escenario electoral ya ha sido en gran parte asumido por agentes del mercado, pero el panorama sobre el sector real de la economía sigue siendo sombrío. Con el 48.1% de votos en primera vuelta, Alberto Fernández, candidato por el Frente de Todos, fue declarado presidente electo el domingo. Junto con Cristina Fernández de Kirchner (CFK), ahora vicepresidenta, gobernará Argentina hasta el 2023. En tanto, el partido oficialista liderado por Mauricio Macri, Juntos por el Cambio, obtuvo el 40.4%, al 97% de actas electorales procesadas.

La recesión que sufre el país desde el 2018 se prolongará al menos hasta el próximo año, mientras que la inflación —una de las más altas el mundo— se mantendría en los niveles actuales de 50%. En tanto, el tipo de cambio, que hoy cotiza a 59 pesos por dólar, seguirá elevándose por la continua salida de divisas de Argentina ante la incertidumbre económica. En este contexto, el mayor desafío de la nueva administración será lograr el pago ordenado de la deuda contraía con el FMI, que asciende a US$57,000 millones. “La historia económica de argentina en los últimos 80 años es una letanía deprimente de fracasos, con interminables soluciones a corto plazo probadas y descartadas en medio de crisis recurrentes”, indicó hoy la editorial de Financial Times.

UN COLAPSO ANTICIPADO

El impacto de los resultados electorales sobre la bolsa de valores de Buenos Aires —medido por el índice Merval— y el tipo de cambio ha sido reducido, pues el mercado ya había descontado la victoria de la dupla Fernández-Fernández desde que el kirchnerismo consiguió más de 25 puntos porcentuales de ventaja sobre el oficialismo en las elecciones primarias del 11 de agosto. El Merval retrocedió 3.9% el lunes 28 de octubre, una caída ligera comparada con la contracción de 38% del 11 de agosto. En la misma línea, el tipo de cambio cerró en US$59.25, muy cerca al cierre del viernes de US$59.92. El control de capitales impuesto por el Banco Central de Argentina (BCRA), que el lunes redujo de US$10,000 a US$200 el límite mensual de compra de dólares, explica en parte la estabilidad del par cambiario.

Por otro lado, la recesión económica que sufre el país desde el 2018 se prolongará. Luego de contraerse 2.5% en el 2018, se espera que este año la economía lo haga en 2.8%, y en 1.5% en el 2020, según el consenso de analistas consultados por FocusEconomics. Ya no se esperan medidas que reactiven la economía en el corto plazo. “Lo que Argentina necesita es un shock, que es justamente lo que se le critica a Macri, que no llegó a soltar el mercado de cambio, frenar la salida de divisas. Es difícil que Fernández haga el shock”, comentó Eduardo Jiménez, analista senior de Macroconsult.

Pese al menor dinamismo económico, la tasa de inflación presente hoy en Argentina no se reducirá. Hacia agosto, ésta se elevó a 54.5% y solo es superada por la inflación de Venezuela y Zimbabue a nivel mundial, de acuerdo al FMI. “Lo más probable es que veamos elevar el déficit [fiscal], insostenibilidad externa y emisión inorgánica del banco central. Con eso la inflación va a subir nuevamente en Argentina”, añadió Jiménez. Se espera que este año la inflación cierre en 54.9%, mientras que para el 2020 se proyecta en 42.8%, de acuerdo con FocusEconomics. En la misma línea, el peso argentino continuará depreciándose. El consenso de analistas espera que este año el tipo de cambio cierre en 67 pesos por dólar, mientras que para el próximo año se ubicaría en 89.

¿DEFAULT?

Argentina podría aproximarse al noveno default —o cese de pago de deuda externa— de su historia. Ello por el cada vez más probable incumplimiento en el pago del préstamo por US$57,000 millones que le otorgó el FMI a fines del año pasado, el rescate financiero más grande de la historia del fondo. A fines de agosto, Moody’s bajó la calificación de Argentina desde B2 a Caa2 con perspectiva negativa, con lo cual la deuda argentina se considera de baja calidad. “Creemos que ya hubo un default cuando el gobierno [de Macri] decidió posponer pagos de deuda de corto plazo a fines de agosto. En base a todo lo que ha dicho tanto este gobierno como el candidato Alberto Fernández, también va a haber un default y se van a cambiar los términos de pago”, advirtió Gabriel Torres, vicepresidente y analista senior de crédito de deuda soberana de Moody’s. S&P otorga un rating de ‘CCC-‘ a la deuda argentina, lo cual indica que es un emisor vulnerable y que depende de condiciones favorables para cumplir con sus compromisos financieros.

En este contexto, las señales que dé el nuevo gobierno serán claves para calmar a los inversionistas. Incluso se podrían generar oportunidades de compra de bonos soberanos argentinos. “Existen señales alentadoras de que Fernández negociaría con los tenedores de bonos”, sugirió Capital Economics en un reciente reporte. Por otro lado, la fuerte caída en los activos argentinos podría generar una oportunidad de compra en la plaza bursátil del país. Desde el 09 de agosto, el Merval ha caído 25%, mientras que el precio del bono soberano argentino al 2046 ha caído 47% desde entonces. “Dado que los precios actuales de los activos reflejan una perspectiva sombría, los inversores  podrían encontrar oportunidades rentables si la nueva administración se muestra más pragmática”, comentó Axel Christensen, director de estrategia de inversiones para América Latina de BlackRock.

 

POR JOSÉ FERNÁNDEZ

07 de Nov, 2019
Compartir
Palabras claves

 

Maracaibo, Venezuela
20 de Noviembre, 2019

Espacio publicitario

Espacio publicitario