Espacio publicitario 900x90 pix

Opinión

NO ES ABSTRACTO, EL ESTADO DE DERECHO

Es bien sabido que ningún plan, programa o proyecto puede realizarse en un país que no exista el Estado de Derecho, pues, la ausencia del mismo no permitiría respetar la igualdad ante la ley; salvaguardar las libertades individuales; la protección de los derechos laborales; el resguardo a la propiedad y a la iniciativa privada; aflorarían los actos de corrupción; se buscaría hacer justicia con manos propias; y, definitivamente, es tierra fértil para el caos y la anarquía.

Desde hace varios años, nuestro país sufre la ausencia de un Estado de Derecho. Si no se convence de esta afirmación, bastaría que revisara la oleada  de expropiaciones desde el año 2007 sin ningún procedimiento jurídico o la negación del acceso a la Asamblea Nacional a los diputados elegidos por voto popular recientemente. Ambos hechos, solamente es posible en aquellos lugares donde no impera la ley;  sino la fuerza, la coacción, en definitiva: el matonaje.

Desafortunadamente, proponer políticas públicas que nos permita transitar a un círculo virtuoso de bienestar económico, aumento en la cobertura de protección social, seguridad ciudadana, sana convivencia política y, en consecuencia, prosperidad nacional, se necesita como condición necesaria asegurar el funcionamiento –sin medias tintas- del Estado de Derecho, puesto que, es el principio garante de que todos estemos sujetos a la ley y nuestro comportamiento esté guiado por ella, de manera que un ciudadano -o el gobierno de turno- no haga lo que se le antoje, o si lo hace, debe tener en consideración que existen leyes que intervienen para la protección, resguardo y el respeto de los derechos del resto de los integrantes de la sociedad.

Muchas veces cuando se escucha la palabra “Estado de Derecho”,  no son pocos quienes sienten la  frase como algo tan vago, vacío o abstracto (algo similar ocurre con la palabra “Democracia”, pero eso es para otra columna). No me atrevería a decir que la mayoría de los venezolanos lo considera incomprensible, pero sí apostaría que a muchos le sabe bien poco. Además, si alguien les dijera que cambiar la realidad económica, social, política y cultural del país pasa –necesariamente- por pulir y enaltecer el Estado de Derecho, una gran cantidad de nuestros paisanos responderían: “¿Y cómo se come eso?”, “Lo que faltaba, pues”, “Este se la fumó verde” o “Lo que falta es mano dura y acabar con todos esos (según su preferencia)”.

Sin embargo, le invito a que haga el siguiente ejercicio: Vea a su alrededor, observe con detenimiento cualquier interacción ciudadana (en el supermercado, en su trabajo, en el transporte público, en el banco, en el aeropuerto, en su casa, etc.), y cuando detecte irregularidades y se le vengan expresiones como “Aquí lo que hace falta es gobierno”, “Esto se arregla con varios fusiles”, “Con estos precios no se puede vivir”, “Son 3 bombas en Miraflores y listo” o “Aquí no hay respeto por nada, siempre hacen lo que les da la gana”, probablemente, todas esas situaciones que observó pudieran resolverse si viviéramos en plena vigencia de un Estado de Derecho. Así, ya no verá tan imprecisa, lejana o exótica esa frase –muchas veces manoseada- y le tomará más cariño.

 

Econ OSCAR MORALES RODRIGUEZ omoralesrodriguez@gmail.com

LA MOSCA.COM.VE no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores.

 

11 de Ene, 2020
Compartir
Palabras claves

 

Maracaibo, Venezuela
17 de Enero, 2020

Espacio publicitario

Espacio publicitario