Espacio publicitario 900x90 pix

Opinión

¿LA VERDADERA HISTORIA PORQUE LA "CHILENA"  UNA JUGADA DE FÚTBOL QUE NACIÓ EN PERÚ?

La historia detrás de la "chalaca"

En Perú estamos convencidos de que la repentina pirueta de elevarse de espaldas y rematar el balón con los dos pies en el aire nació en un barrio turbulento frente al mar del Callao, y no en un estadio de Chile.

De ahí que la llamemos chalaca, como se conoce a los vecinos del puerto peruano.

Sin embargo, convencer al mundo de este origen es tratar de darle la vuelta a un partido que parece perdido por goleada.

Los primeros testimonios de la acrobacia más hermosa del fútbol datan de finales del siglo XIX en un puerto de Perú.

"La chilena, lo más famoso que Chile le ha dado al fútbol", y no solo refleja lo que la gran mayoría de hispanohablantes cree.  Suena, además, como si fuera una sentencia escrita en piedra y Dios la hubiera entregado a la humanidad entre relámpagos sobre alguna montaña del desierto de Atacama.  Incluso la Real Academia Española reconoce que "chilena" es un término futbolístico, mientras que la palabra "chalaca" apenas juega en la tercera división de los gentilicios.

¿Por qué estamos entonces tan seguros que la chilena es peruana?

Hay quienes piensan que discutir sobre el tema es absurdo e innecesario.

Se equivocan.

Estamos hablando de la jugada más espectacular del deporte más popular del planeta Tierra.

Cualquiera que haya pateado una pelota alguna vez en la vida se imaginó ejecutando esta pirueta explosiva bajo el destello de los flashes, frente a 100.000 espectadores y anotándole al mejor portero del mundo.

Todos hemos sido Cristiano Ronaldo venciendo a Gianluigi Buffon.  El 3 de abril de 2018 el portugués marcó con una espectacular chalaca, en la victoria del Real Madrid 0-3 ante la Juventus, en el juego de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. El marco no podía ser más perfecto para la "obra de arte" del crack portugués, un rival histórico, un escenario histórico y un guardameta histórico, Gianluigi Buffon, para un gol inolvidable en otra noche soñada de CR7.  Real Madrid superó dicha serie con suspenso finalmente y con Cristiano como gran figura, marcando tres goles en el triunfo 4-3 en el marcador global. A la postre el cuadro 'Merengue' se alzó con el título de la Champions de ese año, su 'Orejona' número 13 de la historia.

Y allí está volando por los aires, silenciando a la tribuna y enmudeciendo a los espectadores. Segundos que se hacen eternos gracias a la acrobacia de algunos futbolistas técnicamente depurados que ejecutan uno de los movimientos más bellos que el futbol haya visto: “la chalaca”.

Este movimiento espectacular, como muchos otros de este deporte, está dividido entre la paternidad de dos países sudamericanos. Chile y Perú,  orígenes distintos para un mismo movimiento, donde ambos renuncian a perder la batalla desde el nombre.

Irrumpir con los términos equivocados en las geografías no correspondientes deriva en  un asalto a la razón y a la historia propia del futbol. La chilena corresponde a los chilenos y la chalaca a los peruanos. ¡No hay más!

Para los chilenos, ese movimiento donde un futbolista conecta la pelota hacia atrás con el empeine mientras vuela de forma paralela al césped, encuentra su origen en los albores del siglo XX de la mano del español Ramón Unzaga Asla, quien ejecutó esta jugada en la liga local y posteriormente la popularizó bajo la vitrina del Campeonato Sudamericano de Viña del Mar en 1920.

En un inicio, la jugada fue apodada "chorera", en honor al gentilicio del puerto donde la ejecutó por vez primera, pero una vez que la prensa argentina fue testigo de esta pirueta, la bautizaron como chilena, término que hasta la fecha se utiliza para describirla.

Para los peruanos poco importa que el movimiento esté registrado en Chile. Ellos se aferran y defienden parte de su historia suscitada en  la última mitad del siglo XIX. De acuerdo a narraciones orales, la jugada se habría dado durante un partido entre marineros ingleses.

Las crónicas aseguran que los emigrantes europeos invitaban a lugareños de Callao (chalacos) a unirse a sus equipos de futbol para completarse y armar un partido. En uno de ellos, un ‘chalaco’ con ascendencia africana habría ejecutado la jugada sorprendiendo a propios y extraños. A partir de ese momento se le llamó ‘chalaca’.

Diferentes escritos periodísticos apuntan que fueron los chilenos quienes copiaron el movimiento a los peruanos y que la difusión del término encuentra culpa en la prensa argentina.

Al menos en este debate, la pelota sigue en el aire esperando que alguien la contacte al momento que se suspende en el aire.

Ronaldo conecta el balón para anotar el que él calificó como "el mejor gol de su carrera" Gol con una chalaca al mejor guardameta del mundo.

El sueño de todo jugador de fútbol, aficionado o profesional, es poder marcar en algún momento un gol de chalaca. Ya sea en el césped o en la tierra, muchos han tratado alguna vez concretar una acrobacia casi divina. Hugo Sánchez la logró perfeccionar y se convirtió en un maestro de la jugada, una zurda contundente que estremeció las escuadras del Bernabéu y el Calderón; y la replicaron muchos otros. Algunos con acierto, como Rivaldo, Van Basten, Ronaldinho, Mauro Bressan o Ibrahimovic, pero varios terminaron colgando las botas sin haberla logrado.

¿CÓMO SURGE LA CHILENA?

A la ‘chilena’ se le llamará siempre ‘chilena’ pero antes que cualquier cosa se llamó “ chalaca”, un término que se deriva del gentilicio de los pobladores del puerto peruano de Callao (chalacos). A esta ciudad arribaban los chilenos a finales del siglo XIX. Fue allí donde descubrieron el gimnástico movimiento.

Estatua de Ramón Unzaga realizando una «chilena», Talcahuano (Chile).

Los barcos iban y venían de Valparaíso a Callao y los chilenos vieron hacer esa jugada a los morenos de Callao . Después se lo ven hacer a Ramón Unzaga en los campeonatos sudamericanos de 1916 y 1917. La chalaca  que hacía Unzaga’, comentaba la prensa chilena.

Al futbolista español Ramón Unzaga se le ubica en el puerto chileno de Talcahuano a comienzos del siglo XX. Originario de Deusto (Bilbao), llegó y empezó a practicar diferentes deportes, entre ellos el fútbol. Según dicen, era considerado un “superatleta”. Se le daba muy bien y un día mientras disputaba un partido en el estadio El Morro de Talcahuano, en 1914, hizo la histórica chilena que plasmarían luego en forma de monumento en la puerta del estadio. 

Lo ratifica en su libro Fútbol a sol y sombra el escritor uruguayo Eduardo Galeano, quien en un capítulo dedicado a la chilena anotó lo siguiente:

“Ramón Unzaga inventó la jugada, en la cancha del puerto chileno de Talcahuano: con el cuerpo en el aire, de espaldas al suelo, las piernas disparaban la pelota hacia atrás, en un repentino vaivén de hojas de tijera”.

Pero fue unos cuantos años después, en 1927, que a esta exótica voltereta le llamaron ‘la chilena’, cuando el Club Social y Deportivo Colo-Colo viajó a tierras europeas y allí, el delantero y capitán David Arellano, la exhibió en los estadios españoles. Los periodistas locales celebraron la brillantez de la desconocida pirueta y la bautizaron así. Pero la chilena es peruana y se llama chalaca.

Otra vez Chile demuestra un ser país ladrón y carente de vergüenza. Los chilenos, por no tener un pasado de qué enorgullecerse, tratan de copiar y robar como si fuese de ellos la cultura peruana, pues fueron un pueblo que al sur tenía caníbales más primitivos que el hombre de las cavernas, porque, a diferencia de los cavernícolas, los chilenos no conocían el fuego ni el vestido y sólo al norte algo de civilización que le llegó del imperio incaico. Posteriormente, durante el virreinato, el Perú mandaba sus desechos sociales a Chile, aislados por el mar, el polo, la cordillera y el desierto, en castigo por sus delitos o vicios. De allí proviene la eterna envida de los sureños que los llevó a desencadenar una guerra de rapiña contra el Perú.

Ahora el propio gobierno chileno está a la cabeza del hurto de los bienes de la cultura peruana y de origen de los peruanos 

Intentan apropiarse del chilcano, típica bebida peruana, en el gobierno de la Bachelet le roba el origen de la papa al Perú, Chile, país ladrón se apropió del pisco 

Otros productos peruanos cuyo origen Chile roba, ante la pasividad cómplice del  gobierno peruano, son el pisco (en este caso llegaron al colmo de crear una localidad llamada “pisco” para hacer creer al mundo que allí nació esta bebida peruana), el pisco sour, la chirimoya, la papa, la quinua, el cebiche y la leche de tigre, el suspiro limeño, la causa, etc.

Además, estafan al mundo exportando productos peruanos como si fuesen chilenos, como la aceituna, frutas, etc.

Este pésimo gobierno, autoproclamado “nacionalista”, lejos de imponer sanciones comerciales a Chile por sus latrocinios,  alienta a los chilenos a seguir robando con su inacción.

Con la esperanza que algún día, más próximo que lejano, Chile exprese disculpas públicas al Perú y ofrezca las reparaciones que la Historia exige por su conducta y acciones delictivas en el Conflicto 1879-1884.

 

Carlo Daniel Zorrilla R.

LA MOSCA.COM.VE no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores.

 

 

22 de Jun, 2020
Compartir
Palabras claves

 

Maracaibo, Venezuela
03 de Julio, 2020

Espacio publicitario

Espacio publicitario