Espacio publicitario 900x90 pix

Salud

AVENA: NUESTRA PODEROSA ALIADA EN LA LUCHA CONTRA EL ENVEJECIMIENTO.

«La avena que todo lo cura, la reina de las comidas escocesas»           Robert Burns

Comenzar el día con un humilde cuenco de avena cocida puede regalarte años de vida.

Este cereal está al borde del estrellato. Está a punto de convertirse en el producto más de moda desde que las tiendas de café reinventaron el café. Cualquiera que desee vivir durante más tiempo debería convertirlo en parte de su dieta.

La avena se esta librando de la imagen de ser una manera barata, aunque aburrida a la vez que saludable, de llenar la barriga. En los Estados Unidos ya hay gente haciendo cola en una cadena de cafés llamada Cereality para comprar cartones de avena instantánea. El hecho de que pronto salgamos a tomarnos un cuenco de avena en lugar de una hamburguesa está todavía por verse, pero definitivamente deberíamos comer más cantidad de este producto.

Un cuenco diario sustentaba a los antiguos escoceses durante horas de marcha. Sabían que si empezaban el día con avena cocida no sentirían hambre durante horas. Pero hoy también sabemos que la avena hace algo más por nosotros que simplemente darnos energía.

Es una rica fuente de fitoestrógenos anticancerígenos y de polifenoles antioxidantes. Contiene un antioxidante particularmente poderoso llamado ácido ferúlico que al parecer es capaz de mantener a raya algunas sustancias cancerígenas.

Una Buena Idea…

Hay mucha mística en torno a la manera en la que hay que prepararla, pero no puede ser más fácil. En realidad sólo hay una cosa que debes recordar: removerla con frecuencia. Empieza por buscar materia prima de calidad: harina de avena en lugar de en copos.

Para dos personas se necesita medio litro de agua (o la mitad de agua o la mitad de leche para que quede más cremosa) y dos cucharadas y media bien colmadas de avena. Lleva el agua o el agua y la leche al punto de ebullición en una sartén antiadherente. Lentamente vierte la avena en el líquido hirviendo removiendo todo el tiempo con una cuchara de madera.

Sigue removiendo hasta que vuelva a romper a hervir, baja el fuego, cubre la sartén y déjalo hervir a fuego lento durante quince minutos removiendo con frecuencia. Añade una punta de sal y déjalo hervir a fuego lento hasta que haya espesado.

Comienza el día con avena cocida y le harás un gran favor a tu corazón. Los científicos han descubierto que contiene avenanthramides, sustancias químicas que evitan que los glóbulos se peguen a las paredes de las arterias, con lo cual previenen los depósitos de grasa que causan las enfermedades coronarias. Una ración diaria puede mejorar la presión sanguínea y reducir a la mitad la necesidad de tomar medicación para controlarla. Comer avena también reduce los niveles de colesterol.

Si no estás preocupado por tu corazón, ¿lo estás por tu figura? Los copos de avena pueden parecer una comida pesada pero en realidad es lo más próximo que tenemos a la dieta mágica. Las personas que toman a diario cereales integrales como la avena para desayunar tienen tres veces menos posibilidades de estar obesas que los que se saltan esta comida.

Los expertos creen que comer avena cocida al empezar el día puede ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en sangre, los cuales tienen que ver en la regulación del apetito y la energía. También sugieren que las personas que toman avena para desayunar tienen menos posibilidades de sentir hambre a lo largo del día y por lo tanto son menos propensas a comer más de la cuenta.

Se piensa que los alimentos de digestión lenta también reducen el riesgo de padecer diabetes porque absorben azúcar del intestino y reducen la necesidad de que se liberen grandes cantidades de insulina.

Y por último, toma un cuenco de avena y aumentarás la flora intestinal (ya sabes, los bichitos en el tracto digestivo que ayudan a que la comida se incorpore a tu sistema). Siempre hemos sabido que la avena era un buen laxante, pero ahora los científicos además han descubierto que es una buena fuente de probióticos, alimento para las bacterias beneficiosas del cuerpo.

Cuanto más alimento tengan estas bacterias, más se multiplican y mejor luchan contra las bacterias tóxicas causantes de enfermedades. ¿El resultado final? Un sistema inmunitario fortalecido y todo gracias a un cuenco de avena.

Tomado de: Sally Brown. Vive más y Mejor. Técnicas anti-ageing para conservar la salud y la juventud, de la colección 52 Ideas Brillantes de la Editorial Nowtilus, Madrid 2005.

 

27 de Ago, 2019
Compartir
Palabras claves

 

Maracaibo, Venezuela
29 de Febrero, 2020

Espacio publicitario

Espacio publicitario